Semáforos alimenticios

Los datos actuales respecto a la tasa de obesidad en España han hecho que salten las alarmas en todos los ámbitos, ya que un 10% de la población adulta y un 25% en la infantil padecen problemas de obesidad o sobrepeso. Con el fin de combatir este problema en la sociedad, y atribuyendo su aparición no solo al sedentarismo sino fundamentalmente a la alimentación, el Ministerio de Sanidad pone en marcha una iniciativa que afectará sobre todo al sector alimenticio, especialmente en lo que se refiere a su etiquetado.

Desde principios de este año ya son muchas las marcas que utilizan el denominado Nutri-Score, el semáforo de la nutrición. Sin embargo, a principios del próximo 2020 la aparición del mismo en el etiquetado de alimentos será obligatoria.

El Nutri-Score permite a los consumidores saber qué están comiendo ya que clasifica los productos en cinco colores, dependiendo de su calidad nutritiva. De esta manera pasarán de resaltar el verde oscuro, verde claro, amarillo, naranja o rojo que también aparecerán asociados a una letra, de la A a la E en el abecedario.

El color correspondiente a los productos con un mayor valor nutritivo, es decir más saludables, será el vede oscuro junto con la letra A, y el que hará referencia a un producto más pernicioso para una dieta sana será el rojo junto con la letra E. El resto de colores intermedios se colocan en un baremo que dependiendo de si se aproximan más al verde o al rojo indicarán simplemente “precaución”. Cada color estará determinado por los nutrientes que contiene el producto o por su porcentaje de azúcares, grasas saturadas, calorías o proteínas, entre otros, cada 100gr. de alimento.

Una de las ventajas de este nuevo etiquetado es que permitirá al consumidor comparar entre alimentos similares comprobando si son más saludables dependiendo del color de su Nutri-Score.

El semáforo nutricional, que calcula lo saludable que puede ser un alimento basándose en una fórmula matemática aceptada internacionalmente, se colocará en la parte delantera de los envases y seguirá las recomendaciones de sociedades científicas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unión Europea.

Otra de las ventajas del modelo Nutri- Score, también conocido como etiquetado nutricional frontal, es que no solo determina qué cantidad de nutrientes cuya ingesta es recomendable reducir contiene un producto sino también aquellos beneficiosos para la salud como fibras, proteínas, verdura, legumbres o el peso de fruta.

Debido a que el Ministerio de Sanidad se ha guiado por el sistema Nutri-Score utilizado en Francia, nuestro aceite de oliva debería ser etiquetado con el color rojo del semáforo y la letra E. Por este motivo en España se implantará el semáforo exclusivamente para alimentos que contengan más de un ingrediente en su composición, por lo que el aceite de oliva de momento no corre peligro.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *