Como ya comentábamos en nuestra presentación, en Timbrados Elche consideramos la etiqueta el documento de identidad del producto. Por este motivo, hay ciertos datos indispensables que deben figurar en la misma para cumplir a la perfección con la descripción del producto.


En el caso de las etiquetas alimenticias son muchas las condiciones o requisitos que la etiqueta debe cumplir, pues tiene que respetar la legislación europea de prevención de riesgos de salud del consumidor y protección del medio ambiente. De ahí la complejidad de la mayoría de etiquetas de alimentos, pues son muchos los datos que han de reflejar a la perfección las características del producto, ya que éste será sometido al control de la oficina de aduanas.

Información nutricional

En la etiqueta la información nutricional se expresa por 100 gramos o 100 ml del producto, y por porción de consumo habitual.
El etiquetado nutricional comprende:
La declaración de PROPIEDADES SALUDABLES: Son mensajes que relacionan los alimentos o componentes de los alimentos con una condición de salud de las personas.
La declaración DE NUTRIENTES: Es la información sobre el aporte de Energía, Proteínas, Hidratos de Carbono, Grasa, Vitaminas o Minerales que contienen los productos alimenticios. PROPIEDADES NUTRICIONALES: Son mensajes en que se destaca el contenido de nutrientes, fibra dietética o colesterol de un alimento.

Etiquetado del turrón

En Timbrados Elche realizamos etiquetas alimenticias de todo tipo pero, debido a las fechas y la zona en la que nos encontramos, haremos especial hincapié en las etiquetas de turrón.
Existen en este caso unos parámetros de información obligatoria como es, en primer lugar, la denominación de venta del producto. Para los turrones que puedan acogerse a la norma de IGP las denominaciones a usar son, exclusivamente, en cada caso, “Turrón de Alicante y Turrón “Jijona”. De no haber norma UE aplicable, la denominación de venta se busca en las disposiciones legales, reglamentarias o administrativas aplicables en España.
En segundo lugar es primordial la lista de ingredientes. Deben aparecer todos los ingredientes que conformen el producto, listados en orden decreciente, comenzando por el que se utiliza en mayor cantidad. Los ingredientes que suponen menos del 2% del producto acabado pueden enumerarse en otro orden después de todos los demás ingredientes.
Por otro lado, y no menos importante, la cantidad neta, la fecha de duración mínima del producto y la identificación de la empresa fabricante deben aparecer en la etiqueta, cumpliendo con la especificación de la normativa comunitaria.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Consideráis indispensable toda esta información para conocer el producto estrella de las Navidades?