La goma es un material flexible que permite otorgar al producto un valor añadido si la utilizamos para su etiquetado. Asegura una mayor definición de la impresión y además tiene una mayor resistencia que etiquetas de otros materiales. Otro de los valores añadidos que pueden aportar las etiquetas de goma es la altura que ésta puede llegar a alcanzar, ya que el hecho de poder jugar con diferentes relieves hace la etiqueta mucho más atractiva.

También el diseño y los colores juegan un papel fundamental pues este material permite una gran diversidad de planteamientos gracias a su flexibilidad. Es por esto que cada vez son más las marcas que apuestan por la goma para dar un toque de creatividad y originalidad a sus productos, especialmente en el caso del calzado, la ropa, bolsos mochilas, velas náuticas o tapizados, entre otros. Sin embargo, es preciso que el material sea de alta calidad pues de no ser así puede contender productos nocivos para la salud como es el caso del ftalato.

El ftalato es una sustancia química que se añade a los plásticos para dotarlos de mayor suavidad y flexibilidad y, a pesar de las regulaciones gubernamentales respecto a su uso, una investigación estadounidense demuestra que la población continúa expuesta a este contaminante, presente en numerosos productos de uso cotidiano. Varios estudios han demostrado ya que estos compuestos alteran el sistema hormonal sobre todo en varones y especialmente en niños. El contacto con este producto hace que sus compuestos entren a través de la piel, por la vía respiratoria o digestiva, pasen al torrente circulatorio y por la sangre se distribuyen por todo el organismo, pasen a las células de los tejidos y en algunos tienen efectos tóxicos importantes, aunque no de forma aguda, sino con el paso del tiempo.

 

Ftalatos, regulación en España.

El uso de ftalatos está regulado en España en todo tipo de productos infantiles: según el real decreto 1114/2006  juguetes, pañales, cubiertos, ropas o cualquier otro producto de puericultura no pueden llevar ftalatos en cantidades que superen el 0,1% del peso del producto. La Unión Europea prohibió en 1999 el uso de algunos de ellos en la totalidad de los artículos infantiles por ser su potencial tóxico mayor, mientras que otros solo lo están en aquellos productos que los niños se llevan habitualmente a la boca.

En el resto de productos, los ftalatos se utilizan siguiendo las cantidades máximas que indica la legislación de la Unión Europea según los estudios que demuestran su seguridad, equilibrando los beneficios que aportan con los riesgos que puedan suponer.  Además de las prohibiciones de los Gobiernos, las industrias y los consumidores también juegan un papel importante en el control de sustancias tóxicas. Por ejemplo, desde 2004, más de 1.000 empresas se han puesto de acuerdo para eliminar algunos elementos químicos de sus productos (muchos de cuidado personal) e informar con mayor claridad de los compuestos que incluyen.

En Timbrados Elche nos aseguramos de que nuestros materiales son de la mayor calidad por lo que nuestras etiquetas de goma están realizadas con plastisol (PVC) libre de ftalato.